Potasio bajo

Alimentos con potasio

Alimentos para una dieta rica en potasio

El potasio es un mineral que desempeña funciones vitales en el organismo, tanto en los músculos como en el sistema nervioso como, por ejemplo, aquellas destinadas al crecimiento, el metabolismo de los carbohidratos o la regulación, junto al sodio, del agua fuera y dentro de las células.

Potasio bajo

Tener el potasio bajo conlleva consecuencias negativas en el cuerpo humano, ya que el 98% de las células poseen este mineral y, por lo tanto, debemos controlar sus niveles.

Los niveles normales de potasio pueden variar un poco entre los laboratorios, pudiendo ser de entre 3,7 a 5,2 mEq/L. (miliequivalentes por litro). Los riñones equilibran los niveles de potasio eliminado su exceso a través de la orina.

Los síntomas de tener niveles bajos de potasio en sangre pueden surgir en forma de cansancio, arritmias cardíacas, mareos, desmayos, aparición de mucha sed y muy frecuentemente, confusión, estreñimiento, espasmos, entumecimiento y dolor de los músculos, hormigueos, calambres... e incluso puede desembocar en otros de tipo psicológico como alucinaciones o depresión..

Potasio bajo: causas y consecuencias

Las causas del potasio bajo pueden ser variadas. Entre ellas se encuentran tener descomposición, una excesiva sudoración, abusar del consumo de laxantes y diuréticos, trastornos de la alimentación como pueda ser una bulimia, enfermedades renales crónicas, el uso de antibióticos durante un periodo prolongado de tiempo, niveles bajos de magnesio, entre otros. Si una persona tiene el potasio bajo, sus células musculares y del sistema nervioso no se recuperarán con rapidez, la información no se transmitirá y habrá dificultad para la contracción de los músculos, por eso las consecuencias del potasio bajo suelen manifestarse en forma de dolores, calambres y debilidad del cuerpo en general. Pero hay otras más.

Si los niveles de potasio son muy bajos, pueden aparecer vómitos, en aquellos casos en los que estos niveles no son tan bajos, se quedaría en sensación de náuseas; esto es debido a que este mineral se encarga de que el sistema gastrointestinal funcione correctamente, por lo que su carencia puede acusarse de esta forma. Otro tipo de patologías derivadas del funcionamiento del estómago pueden ser causa, y también consecuencia, de niveles bajos de potasio.

El potasio, asimismo, trabaja dentro del organismo para que el corazón lata adecuadamente y tiene una labor reguladora de la presión de la sangre. Por eso, si la persona tiene el potasio bajo, podrá sufrir palpitaciones y sensación de que el corazón no late con regularidad. Ante la aparición de este tipo de síntomas, se deberá acudir al médico que será quien evalúe si se trata de un nivel bajo de potasio o todos estos síntomas son provocados por alguna otra anomalía.

El cuerpo hace uso del potasio para contraerse, por lo que si falta potasio llegan los calambres, en los brazos, en las piernas y también en el abdomen. Por otro lado, si los riñones funcionan con alguna dificultad pueden presentarse bajadas de potasio, puesto que estos órganos son los encarados del equilibrio de este mineral en el organismo. Si la persona padece insuficiencia renal, los niveles de potasio disminuirán.

El consumo de algunos medicamentos también puede ser la causa de que desciendan los niveles de potasio en la sangre, ya que impiden la adecuada absorción del mineral o pueden hacer que éste sea expulsado del cuerpo. Entre estos medicamentos se encuentran, por ejemplo, los del asma o el enfisema, los antibióticos con aminoglucósidos o los que incorporan diuréticos.

Según el diagnóstico que establezca el especialista, el tratamiento puede variar en función de la causa y gravedad del asunto. Puede tratarse de incluir alimentos ricos en potasio, tratamientos que ayuden a no tener diarreas ni sudoración, recomendación de no realizar actividades físicas que impliquen este exceso de fluidos, etc. Cabe recordar que una persona nunca debe automedicarse ni crear por sí sola una dieta rica en potasio sin tener la ayuda de un profesional que asesore al paciente en todo momento.

El potasio en la alimentación

Puede ocurrir que en ocasiones el médico que trata a un paciente le aconseje seguir una dieta rica en potasio para equilibrar los niveles. Así pues, entre los alimentos con potasio que un especialista puede recomendar ingerir en casos en los que el tratamiento sea únicamente variar la alimentación se encuentran los plátanos, los aguacates, las zanahorias, la leche, las naranjas, los guisantes, el salmón, las espinacas, los tomates, las acelgas, el cardo, las patatas, hierbas secas como el perejil, la albahaca, el cilantro, el orégano, el estragón, el eneldo o el azafrán, el chocolate, algunos frutos secos como los pistachos, los cacahuetes, las nueces o las almendras, la soja, el sésamo, el germen de trigo, el kiwi, los albaricoques, el melón o la calabaza, entre otros.

Además de incorporando alimentos ricos en potasio a la alimentación, existen otro tipo de tratamientos. Si tiene un carácter leve el médico puede recetar suplementos de potasio para ingerir por vía oral. Si el caso es más grave, el paciente podría necesitar potasio por vía intravenosa.

Valoración: 4.7/5 (7 valoraciones)

Artículos relacionados con Potasio bajo